Los tres tipos de porosidad: baja, media y alta

Muchos estilistas, fanáticos del cuidado del cabello y mujeres interesadas en el tema del cuidado capilar y de la estilización, tratan su pelo en base a la porosidad. ¿Pero qué es? La porosidad capilar viene determinada por el grado de elevación de las cutículas. Podemos distinguir tres tipos de porosidad: baja, media y alta. Dependiendo del aspecto de tu pelo, deberías elegir un cosmético adecuado, que incluya aceites, para cuidarlo mejor.

porosity

Cabello de porosidad baja – tiene las cutículas fuertemente unidas con escamas superpuestas de manera plana, lo cual dificulta cualquier tipo de tratamiento. Este tipo de pelo es considerado fuerte y sano. También es difícil de estilizar, absorbe al agua muy lentamente y el proceso de secado es muy largo. El cabello de porosidad baja es menos propenso a los daños y no se pone de punta ni encrespado.

Cabello de porosidad media – las cutículas están más sueltas, por lo que muchos tratamientos de peluquería y belleza obtienen resultados satisfactorios. El cabello de porosidad media es fácil de dañar pero, por otro lado, es bastante fácil cambiar su porosidad a baja. Recuerda que, aunque este tipo de pelo parece no necesitar mucho esfuerzo para mantener su estado, debería ser tratado correctamente. Es recomendable no usar cosméticos fuertes ni tintes demasiado a menudo.

Cabello de porosidad alta – tiene huecos y agujeros en la cutícula, lo cual significa que el tratamiento es muy fácil. Sin embargo, los nutrientes, los pigmentos del tinte, las impurezas y la contaminación pueden penetrar en el interior con bastante facilidad. El cabello de porosidad alta está muy dañado, absorbe el agua rápidamente y es fácil de estilizar. Ten en cuenta que la estilización con el uso de calor es muy dañina.

Los mejores aceites y técnicas para los distintos tipos de porosidades capilares

CABELLO DE POROSIDAD BAJA

¿Cómo se levantan las escamas para tratar el cabello de porosidad baja? En primer lugar, prueba proteínas y alcanos, añade un poco de glicerina a tu acondicionador. Después, aplícalo en toda la longitud del pelo y asegúrate de mantenerlo caliente. Puedes ponerte un gorro de ducha de plástico y cubrirlo con una toalla caliente.

¿Cómo se sellan las escamas para mantener una hidratación adecuada en el pelo de porosidad baja? La solución es, en primer lugar, aclarar el acondicionador con agua fría. Después, usar uno de los aceites capilares o mantecas cosméticas: aceite de argán, aceite de almendras dulces, aceite de semillas de uva, manteca de mango o manteca de aguacate.

CABELLO DE POROSIDAD ALTA

El elemento clave del cuidado del cabello de porosidad alta es el uso de cosméticos que sellen las cutículas. Recuerda siempre aclarar tu champú con agua fría, usar acondicionadores de dejar puestos o zumo de aloe vera. Intenta reducir el uso de productos que contengan humectantes. No te olvides de que, en un entorno húmedo, una cantidad demasiado grande de estas sustancias puede causar encrespamiento y estática. Prueba los siguientes aceites: aceite de ricino, aceite de oliva, aceite de cáñamo, aceite de semillas de uva, aceite de aguacate, aceite de onagra, aceite de semillas de calabaza, aceite de girasol y aceite de soja.

CABELLO DE POROSIDAD MEDIA

Las escamas del cabello de porosidad media están ligeramente levantadas. Es muy importante cuidar correctamente de este tipo de pelo debido al hecho de que es muy fácil de dañar y secar en exceso. Usa cosméticos hidratantes, acondicionadores de dejar puestos, leches cosméticas y mascarillas cremosas ligeras. También necesitarás los siguientes aceites: aceite de jojoba, aceite de aguacate, aceite de coco, aceite de sésamo, aceite de colza, aceite de germen de trigo, aceite de macadamia y aceite de arroz.

¿Cómo se determina la porosidad capilar? ¡Haz una prueba!

Se dice que los mejores resultados se obtienen tras hacer las tres pruebas de porosidad capilar: prueba del agua, prueba del tacto y prueba visual.

  1.  Prueba del agua – mete un par de pelos en un cuenco lleno de agua. Recuerda que tu pelo debe estar limpio y libre de cualquier cosmético que pueda recubrir su superficie. Espera unos minutos y observa lo que les ocurre a los pelos. El cabello de porosidad alta se hundirá hasta el fondo del cuenco en un minuto. El cabello de porosidad media flotará en la superficie durante más o menos un par de minutos. El cabello de porosidad media se hundirá pasados más o menos dos minutos.
  2. Prueba del tacto – coge un mechón de pelo y desliza tus dedos por él. El cabello de porosidad baja ofrecerá un tacto suave, elástico y terso. El cabello de porosidad media no será 100% liso; podrás sentir una pequeña cantidad de bultos. El cabello de porosidad alta será grueso y áspero al tacto debido a las cutículas levantadas.
  3. Prueba visual – consiste en observar tu pelo. Presta atención a su aspecto tras lavarlo y secarlo, si está suave o encrespado tras usar nuevos cosméticos, cómo se comporta durante un día lluvioso y húmedo. El cabello de porosidad baja siempre estará liso y suave independientemente del clima y de los cuidados. El cabello de porosidad media estará brillante y suave en la parte superior de tu cabeza pero las puntas estarán secas y sin brillo. El cabello de porosidad alta estará estático y no podrás estilizarlo ni darle un aspecto bonito por muchos cosméticos que uses e independientemente del tiempo que haga en el exterior.